¿Cómo definir tu audiencia en una estrategia de marketing de contenidos?

    Publicado por Paola Braojos el 25 de junio de 2021

    Definir a tu audiencia es el primer paso para crear tu estrategia de contenidos, ya que todo el contenido que generemos irá orientado a satisfacer las necesidades de la misma. Si no alcanzamos al target adecuado, todo el proceso de generación y difusión de los contenidos no habrá servido de nada. Uno de los grandes errores en una estrategia de contenidos es pensar en la marca y sus ventas y no en las necesidades de los usuarios potenciales de esa marca. En este artículo te contamos cómo definir tu audiencia en una estrategia de marketing de contenidos. 

     

    De esta forma, el primer paso, tras definir bien quién eres como marca, qué necesidades pretendes cubrir con esta estrategia y qué servicios y productos ofreces, es hacerte preguntas a ti mismo sobre tu público objetivo. ¿ A qué se dedican? ¿Dónde viven? ¿En qué franja de edad se encuentran? ¿Por qué les interesa o puede interesar mi marca? Cualquier dato, por mínimo que nos parezca, es importante. 

     

    Y, en base a estas cuestiones, encontramos dos factores decisivos de cara a la planificación y la creación del contenido:

    • ¿Qué necesidades, dudas o gustos tienen estos usuarios que yo pueda satisfacer con mi contenido y mi producto?
    • ¿Con qué tipo de contenido voy a satisfacer esas necesidades? El formato, el tono, las temáticas o el tipo de lenguaje empleado se deberán decidir en esta fase. A partir de ahí, fijarás tanto el tipo de contenido como el formato y el tono más adecuado a la hora de crear las distintas piezas: artículos, ebooks, newsletter, podcasts... tal y como te contaremos en otros artículos más adelante. 

    Cómo definir tu audiencia

     

    Claves para conocer y definir a tu audiencia en una estrategia de content marketing 

     

    Establecer un buyer persona

    Tras hacernos estas preguntas, es necesario establecer un buyer persona, es decir, un prototipo de usuario que represente nuestro público objetivo, en el que entran factores demográficos, de edad, de sector profesional, qué canales de comunicación prefieren, dónde interactúan, a través de qué medios buscan información sobre productos y servicios... 

     

    Es muy importante, por tanto, empatizar con tu audiencia potencial y entender su comportamiento a la perfección. A partir de ahí, cada vez que tengamos que planificar y crear nuevos contenidos, solo tendremos que recurrir a nuestro buyer persona, y, lo que es lo más importante: Partiendo de nuestro buyer persona podremos definir también nuestra competencia. 

     

    Definir nuestra audiencia

    En la definición de nuestra audiencia debemos tener en cuenta tanto a clientes habituales ya fidelizados como a clientes potenciales, pero también a autoridades del sector, como pueden ser medios de comunicación especializados o influencers, ya que si bien no somos potenciales clientes, nos ayudarán a aumentar nuestro alcance e impactarán directamente en los resultados de nuestra estrategia de contenidos.

     

    Pongamos un ejemplo sencillo para entender las fases de la definición de la audiencia y cómo esto impactará en la planificación y creación del contenido: Imagina que necesitas crear la estrategia de contenidos de una marca deportiva. ¿Quién puede interesarse en nuestros productos? En un primer brainstorming, los primeros perfiles que vienen a nuestra mente son: 

    • Deportistas aficionados. 
    • Personas que practican deporte en su día a día de forma más profesional: Que compiten en carreras, maratones, etc. 
    • Profesionales del deporte: Entrenadores personales, monitores de gimnasio, profesores de Educación Física... 

    Y esto es solo un primer acercamiento al perfil. Ahora bien, ¿qué tipo de contenido pueden querer consumir estos perfiles?

    • Consejos sobre nutrición. 
    • Rutinas de entrenamiento. 
    • Las últimas tendencias en deporte. 
    • Recomendaciones de viajes orientados a practicar deporte. 

    Como vemos, el establecimiento de nuestra audiencia es primordial; sin ella no habrá una estrategia sólida y efectiva de contenidos. 

     

    Ahora bien, lo anterior suena muy bien si estuviéramos solos en el mercado de la ropa deportiva, pero, claro está, que no es así. Para posicionarte y establecerte como autoridad en tu rango de negocio necesitas tener muy claro qué valor aportas al mercado. Esto, aplicado a la estrategia de contenidos, será qué valor añadido y diferenciador aporta tu contenido a tu público objetivo. 

    Nueva llamada a la acción

    ¿Cómo elegir un contenido que te posicione para llegar a tus clientes potenciales?

     

    A continuación, te desvelamos las características que debe tener tu contenido para posicionar tu marca como referente: 

     

    Tiene que ser relevante 

    El contenido tiene que ser relevante para tu público objetivo y apelar directamente a sus necesidades y dudas. 

     

    Debe ser atractivo visualmente 

    Puedes apoyarte para esto en un equipo de diseño o utilizar herramientas muy útiles como Canva, que te permite crear diseños sencillos para apoyar a tu contenido escrito. 

     

    Tiene que estar bien elaborado

    Con citas, fuentes y contenido de calidad. Bien estructurado en apartados y con la extensión adecuada: Lo ideal son los artículos entre 600 y 800 palabras, por lo general, aunque no hay una extensión ideal determinada, todo dependerá de la amplitud de la temática a tratar.

     

    Debe estar optimizado para SEO

    Tu contenido debe incluir palabras clave, títulos y subtítulos organizados, titles y meta description, enlaces internos  y externos si es necesario, e imágenes optimizadas como elementos básicos. Te explicamos brevemente en qué consisten estos elementos básicos para que tu contenido esté optimizado: 

     

    • Keywords (palabra clave): Son la piedra angular de tu estrategia SEO .Te dejamos un ebook especializado en keyword research para que fundamentes tu creación de contenido. 
    • Títulos y subtítulos: Deben estar bien estructurados siguiendo una jerarquía ordenada H1, H2 y H3.
    • Meta description: Es un pequeño resumen del contenido del artículo, de no más de 155 -160 caracteres y que debe incluir un CTA para atraer al lector.
    • Title: Resumen del artículo en 55-60 caracteres 
    • Enlaces internos a otros contenidos de tu sito web y enlaces externos a páginas de autoridad. 
    • Atributos alt de las imágenes: Debe ser una breve y concisa descripción del contenido de la imagen que incluya la palabra clave. 
    • El tono, el lenguaje y el formato deben estar adaptados a nuestra audiencia, así como el canal o los canales en los que lo difundiremos posteriormente. 

     

    Ahora que ya sabes quién es tu audiencia y cómo posicionarte para ella, debes tener en cuenta a tu competencia. 

     

    ¿Cómo definir a tu competencia?

     

    Partiendo del punto con el que comenzábamos este artículo, es decir, de definir quién eres, qué haces y como es tu audiencia, podrás averiguar quién es tu competencia más directa. Sigamos con el ejemplo de la marca de ropa deportiva. Si eres una pequeña empresa, obviamente tu competencia no será una multinacional, por lo que tener en cuenta lo que hace y la estrategia que sigue no servirá de mucho, tan solo como mera inspiración, adaptándolo a tu pequeña escala. 

     

    Para definir a tu competencia entran en juego los siguientes factores:

    • ¿Qué tamaño tiene la empresa?
    • ¿De qué capacidad (económica y operacional) disponemos?
    • ¿ A qué público están dirigidos sus productos o sus servicios?
    • ¿Se trata de un segmento local o actuamos a nivel nacional? 

     

    Definiendo estos factores llegaremos a aquellos negocios o empresas que son nuestra competencia más directa. Así, tendremos que medir algunas variables en relación a ella: 

    • ¿Qué imagen da en sus contenidos y redes sociales?
    • ¿Qué tono y lenguaje emplea? ¿Qué acciones realiza?
    • ¿Qué grado de presencia online tiene?
    • ¿Qué tipo de contenidos genera? ¿Con qué frecuencia? 

     

    Estas son las variables decisivas para comenzar a planificar tu estrategia. El objetivo, por supuesto, no es copiar a la competencia, sino adaptarnos a un mercado ya existente en el que debemos entrar y posicionarlos respecto a otros actores.


    Si te ha gustado este artículo, también podrían interesarte:

     

    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: Content y Redes Sociales