Importancia de la web en la estrategia de inbound marketing

    Publicado por Paola Braojos el 14 de julio de 2021

    No sirve de nada conocer la teoría (incluso ser grandes expertos) si no llevamos las estrategias de inbound marketing a la práctica, que es donde se aprende día a día, no sólo de sus técnicas sino de lo que mejor funciona, del comportamiento de tus leads, de los contenidos más eficaces y un largo etcétera. Por ello, durante este capítulo vamos a explicar la importancia de la web en la estrategia de inbound marketing de tu empresa

     

    Web en estrategia de inbound marketing

     

    Primeros pasos en tu web

     

    En la estrategia de Inbound Marketing, el eje central es la web. Por esta razón, tenemos que cuidar al máximo todos y cada uno de los aspectos de nuestro website. Hay factores fundamentales a tener en cuenta: el diseño de nuestra página, tener un SEO adecuado –y por tanto buenos resultados en las búsquedas y un buen posicionamiento-, y que los usuarios tengan una grata experiencia al navegar por nuestro site.

     

    Se trata de atraer clientes hacia nuestros productos y servicios, sin perseguirlos constantemente (una técnica practicada hasta hace bien poco). Los usuarios se tienen que “enamorar” de nosotros, pero no sentirse atrapados por un constante bombardeo de publicidad, ya que muchas veces se conseguirá el efecto contrario.

     

    Veamos cuáles son las claves para conseguir una estrategia de marketing óptima. Nuestro objetivo será siempre la fidelización, tanto en el sentido de cuidar a los clientes ya reales como a los que no lo son aún, pero que pueden ser grandes prescriptores en la web y en las redes sociales.

     

    Elementos de la web a tener en cuenta para tu estrategia de inbound marketing

     

    Hoy, en MarketiNet indicamos los elementos que has de abordar en una web para que sea en todo momento el eje central de la estrategia de Inbound Marketing.

     

    El diseño de tu web

     

    El primer factor de una web, y en el que más se juega cuando entra un usuario es el diseño. Un buen diseño web nos abrirá muchas puertas porque la primera imagen es la que más cuenta, y una imagen vale más que mil palabras. Estos dichos populares son totalmente ciertos en el entorno digital: con un buen diseño, el atractivo, la credibilidad y la capacidad de conversión de una web aumentarán considerablemente.

     

    Otro factor fundamental es el orden y la claridad: nuestro site no puede ser confuso, sino que debe ofrecer toda la información de la forma más ordenada posible, buscando que el usuario no se pierda, que pueda seguir navegando sin que la información o el diseño resulte farragoso o demasiado complicado.

     

    Una de las tendencias que más se sigue en la actualidad es la inclusión de elementos integrados en una web dinámica, como whitepapers, infografías, vídeos, audios, imágenes y texto. Pero no nos confundamos, no se trata de incluir una amalgama de todos estos recursos, sino sólo aquellas que resulten atrayentes e imprescindibles para que nuestros servicios o productos sean explicados lo más rápido (y claro) posible.

     

    Algunos consejos extra: 

    • No mezclar demasiado los colores.
    • No intentar llamar la atención sobre todos los elementos de la página.
    • Incluir una tipografía clara y de fácil lectura.
    • No mezclar demasiados tipos de imágenes.
    • Dar facilidad a la hora de encontrar los contenidos.
    • No tener más de 3 niveles de profundidad.
    • Que sea compatible con todos los dispositivos y sistemas operativos (Android, IOS, móvil, Tablet, ordenador).

     

    Nueva llamada a la acción

     

    La clave está en el contenido

     

    El marketing de contenidos cada vez tiene una importancia más esencial. Nuestros usuarios y potenciales clientes quieren recibir un buen contenido y ver nuestro expertise y profesionalidad a través de él. El contenido se puede generar y distribuir de varias maneras: whitepapers, e-books, infografías, vídeos, o blog. Estos medios son la clave para conseguir leads.

    Los puntos básicos a tener en cuenta son:

     

    • Crear contenidos para nuestros buyer persona: ¿Qué información útil podemos crear para nuestros potenciales clientes?
    • Crear contenidos para cada etapa de decisión de nuestro cliente o etapas del buyer journey: ¿se está sólo informando?, ¿está en fase evaluativa?, ¿ya ha tomado una decisión y sólo le queda elegir la empresa que ofrece ese producto o servicio?

     

    Es cierto que no todos los clientes van a comprar la primera vez que visiten nuestra web, por lo que tenemos que dar contenido que “enganche”, con un lenguaje cercano y un contenido único, actualizado y documentado. No necesitas ser el más inteligente, sino el que más claro expone las cosas. Sólo así conseguirás más seguidores a largo plazo. Que sea un contenido de calidad, informativo, entretenido, bien redactado y estructurado. Además, cuanto más contenido ofrezcas, mejor será tu posicionamiento en las búsquedas y mayor el contenido compartido en las redes sociales. Aun así, no sirve dar mucho, si ese mucho no vale para nada.

     

    El proceso de compra o la forma de contacto es otro de los elementos que siempre han de estar bien explicados y visibles, siempre adaptándonos a las nuevas necesidades del mercado. Y la navegación por la web debe ser comprensible para el cliente potencial.

     

    Con respecto al contenido, lo que perseguimos es responder en pocos segundos a estas preguntas: ¿Quiénes somos? ¿A qué nos dedicamos?, reforzando la idea de que somos la respuesta para tu pregunta o la solución para tu necesidad.

     

    Si quieres conocer con mayor profundidad cómo elaborar un plan para reforzar tu estrategia de contenidos, descarga este ebook.

     

    La webcredibility

     

    Si nuestra marca es Coca-Cola, El Corte Inglés o Telefónica, ¡enhorabuena! porque la web ya tiene mucho andado en lo que respecta a la credibilidad online. Sin embargo, en la mayoría de los casos no es así: siempre habrá un gran número de usuarios que te conocen por primera vez.

     

    Los factores racionales y emocionales se entremezclan, y como suele ser habitual, muchas veces prima lo emocional frente a la reafirmación de lo racional. Nuestro reto es seducir ambas partes.

     

    ¿Qué determina ese nivel de credibilidad web? En concreto, existen varias variables para que un usuario concluya que una web es creíble y de confianza. Estas son: 

    • Diseño
    • Organización de la información
    • El foco de la información
    • La misión de la compañía
    • La utilidad de la información
    • El rigor informativo 

     

    Estas variables han ayudado a lo largo de los años a desarrollar ciertos consejos para crear una web que transmita credibilidad, entre los que se encuentran:

     

    • Diseñar un site con una imagen profesional.
    • Hacer fácil al usuario el poder contrastar la información.
    • Exponer que hay una institución/empresa detrás de nuestra web.
    • Enseñar que en nuestra organización trabaja gente en la que se puede confiar.
    • Facilitar las formas de contacto (email, teléfono, dirección, etc.).
    • Hacer un site fácil y con buena usabilidad.
    • Actualizar la información con frecuencia.
    • Evitar o restringir al máximo la inclusión de publicidad.

     

    SEO para tu negocio

     

    El SEO tiene un objetivo fundamental en la página de empresa: mejorar el posicionamiento en las búsquedas. A mejor posicionamiento, más visibilidad y visitas a nuestra página. Es decir, que haciendo SEO intentamos aumentar el tráfico, a la vez que damos una razón para que otros posibles clientes vuelvan a visitarnos, ya que un buen SEO también refleja un buen contenido.

     

    Es importante que analices todo, mirando lo que funciona y lo que no, para ir “puliendo” el contenido y consiguiendo, al final, el más adecuado. Y siempre: coordina todas las acciones de tráfico para que siempre vayan a nuestra web.

     

    Cuéntalo en el blog

     

    El blog es una de las mejores herramientas con las que cuenta tu empresa (siempre y cuando pongas contenido original y de calidad). Poder hablar de (casi) todo en tu espacio y que pueda ser compartido representa un gran aporte de mucha repercusión para las empresas.

     

    ¿Qué hacer con nuestro blog? Primero, dotarlo de una estructura y diseño similar al de nuestro site. Publicando 2 o 3 artículos a la semana sobre temas actuales o relacionados con tu sector, tendremos un contenido fresco y relacionado con el público que nos lee: No siempre podemos escribir para CEOs, o para ejecutivos. Escribimos para nuestros clientes actuales y potenciales.

     

    Relacionado con el blog nos encontramos con las newsletters, que también son efectivas, siempre alimentadas de contenidos del blog para todos aquellos que están suscritos a nuestras actualizaciones.

     

    Y por último, utilizar los testimonios de otros clientes de modo profesional, como pueden ser los case studies, es una forma de dar relevancia a nuestro producto o servicio, con credibilidad y renombre.


    Una marca que otros han probado y recomiendan siempre da más confianza al posible consumidor futuro.

     

    Comparte en redes sociales

     

    Elegir las redes sociales más importantes para tu negocio es algo imprescindible hoy en día. Con la relevancia que han cobrado hasta el día de hoy, es imprescindible contar al menos con alguna de las principales redes sociales: Facebook, Twitter, LinkedIn, YouTube, Pinterest, Instagram o TikTok.

     

    Y no sólo para darnos a conocer. También porque todos los post que realizamos en el blog pueden ser compartidos en las redes sociales. Más contenido, más conocido y más veces compartido es todo lo que puede llegar a clientes potenciales y a leads que se convierten en clientes reales.

     

    Utiliza en tu blog redes sociales con widgets que llamen la atención y atraigan al lector, animándole a compartir contenidos (videos, audios, texto…) en todas las redes sociales, así como las redes sociales del autor.


    Si te ha gustado este artículo, también podrían interesarte:

     

    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: Inbound Marketing