Cómo gestionar la analítica de las redes sociales en el sector educativo

    Publicado por Nicolás Morales el 7 de enero, 2021

    El núcleo de la analítica de las redes sociales es la recopilación y el análisis de datos de marketing y audiencia, en los que basarán las decisiones de una organización, en este caso, educativa. Es una manera infalible de acceder a estadísticas clave que ofrecen la base para una buena estrategia de marketing digital. Indica el camino a seguir, es una brújula que muestra dónde ir y qué hacer. Sin analizar el contenido y rendimiento de una estrategia en redes, no existe una forma sostenible de mejorar y obtener los resultados deseados. 

    Analítica de las Redes Sociales

     

    Métricas sencillas

     

    Como marca, queremos en primer lugar que la audiencia nos conozca. Sin embargo, el conocimiento no sirve de mucho si tenemos una reputación negativa o el público, en este caso la comunidad educativa/estudiantil, no se involucra activamente con nosotros. Para valorar esto, se pueden utilizar los siguientes baremos:

    • Sentimiento positivo: todas las interacciones a favor que se reciben (‘me gusta’, ‘me encanta’, un comentario positivo, etc).
    • Sentimiento negativo: es igual o incluso más importante medir la parte crítica (‘no me gusta’ recibidos o comentarios negativos).
    • Engagement promedio: el total de interacciones de la audiencia (‘me gusta’, clics, comentarios, etc).

     

    Más métricas relevantes a tener en cuenta para una buena estrategia de redes sociales y contenido digital son las siguientes:

     

    1- Saber qué canales utilizar, qué contenido transmitir y cómo.

    2-  Cuántas personas interactúan y consumen. Qué perfil tienen.

    3- Cuándo y con qué frecuencia acceden a la página.

    4- Cuántos permanecen en la página y cuántos la abandonan a los pocos segundos (“tasa de rebote”).

     

    Como se puede deducir, una de las mayores ventajas del marketing digital frente al tradicional es la posibilidad de computar y medir resultados en tiempo real, permitiendo cambiar de estrategia en tiempos muy cortos. Por eso, es crucial establecer qué Key Performance Indicators (KPIs) queremos evaluar.

     

    ¿Qué son los KPIs?

     

    Los KPIs en marketing digital son un conjunto de indicadores de rendimiento concretos que demuestran la eficacia con la que una organización está logrando sus objetivos clave. En social media no solo proporcionan una vía para la mejora estratégica y operativa, sino también una forma de comparar los logros con los de la competencia. Cualquier elemento que proporcione datos relevantes sobre el desempeño de la institución puede ser un KPI, sin embargo, en el sector educativo prevalecen unos determinados indicadores.

     

    ¿Cuáles son los KPIs más importantes para el sector educativo?

     

    En educación, crear comunidad e incentivar el involucramiento de los estudiantes forma parte del carácter humano y formativo del gremio. Partiendo de esta base, los siguientes KPIs son útiles para entender la fidelidad del público con la marca:

     

    • Alcance: en referencia a los usuarios únicos que han recibido tu mensaje.
    • Impresiones: las veces en las que tu mensaje ha aparecido en el feed de un usuario (puede ser más de una vez).
    • Brand awareness o conocimiento de marca: la atención que recibe la marca de la audiencia en un periodo de tiempo.
    • Métricas: contenidos compartidos, comentarios, menciones e impresiones.
    • Crecimiento o decrecimiento de la audiencia (seguidores) durante un periodo de tiempo.

     

    ¿Cómo se miden los resultados?

     

    Es recomendable realizar informes manteniendo una periodicidad estable, con el objetivo de valorar los resultados obtenidos por la estrategia de marketing y su evolución de manera fiel. La periodicidad más habitual de medición de resultados es una vez al mes, aunque no es un plazo estricto. Es buena idea, por ejemplo, analizar los datos de cada semana de manera sencilla y posteriormente llevar a cabo un análisis más profundo a final de cada mes. En resumen, los tres elementos a tener en cuenta son:

     

    • Periodicidad: una vez al mes si se reciben muchas interacciones o incluso de manera trimestral si no fuera el caso.
    • Fuentes: las analíticas que ofrecen las propias redes sociales.
    • Herramientas para analizar redes sociales: tanto para analizar métricas de manera más profunda, como para elaborar informes de manera automatizada como Metricool o Spreadfast.

    Si te ha interesado este artículo, te recomendamos:

    Nueva llamada a la acción

     

    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: Content y Redes Sociales, Sector Educación