Merchandising online: Cómo sacar partido a tu e-commerce

    Publicado por Andrea Serna el 4 de febrero, 2020

    El merchandising tradicional podríamos definirlo como una acción de marketing que tiene como objetivo aumentar la rentabilidad de un negocio atrayendo a nuestros consumidores. En el ámbito digital, con el merchandising online cambia la forma de aplicarlo, sin embargo, la esencia sigue siendo la misma atraer el ojo del consumidor.

    Muchas empresas que han decidido lanzarse al e-commerce desconocen estrategias acerca del aspecto o usabilidad que debe tener una tienda online para ofrecer seguridad y confianza frente a quienes los visitan.

    Así que aquí hablaremos de los aspectos a tener en cuenta a la hora de entrar en las tiendas online. El e-merchandising es percibido como el reflejo de la estrategia de empresa, ya que permite alcanzar algunos objetivos específicos del negocio: Centrar las ventas en las novedades, adaptar la oferta a los cambios de tendencia, adaptarse al comportamiento del cliente final, etc.

    La estrategia de merchandising digital debe permitirnos destacar los mejores productos para aumentar las ventas, tasa de conversión y el margen. Esta eficacia se consigue cuando se logra satisfacer las expectativas de clientes y vendedores.

    Estrategias de Merchandising Digital

    Permite comparar productos

    Comprar un producto no siempre es una decisión impulsiva, a veces es un trabajo de buscar, mirar y elegir la mejor opción, así que es bueno dar la posibilidad de comparar dos o tres fichas de producto para poder determinar con mayor facilidad la opción más adaptada a la necesidad del cliente.

     

    Comparación de productos

     

    Es importante elegir únicamente los criterios que realmente permitirán al usuario tomar la decisión. Para ello hay que reducir el número de elementos o variables a comparar, con el fin de disminuir la complejidad de la información ofrecida y con ello reducir el tiempo de elección del usuario.

    Trata los atributos de forma única

    Evita incluir todas las características del producto en una sola descripción, al principio esto parece lo más fácil, pero supone muchos datos confusos para el cliente. El reto esta en que el usuario encuentre el producto que anda buscando tan fácilmente como si tuviera un vendedor físico delante de él.

    Elige los criterios de clasificación adecuados

    La estructura del catalogo de productos debe ser pensada y elaborada en función del modo de búsqueda de los usuarios. Por ejemplo, si vendes cortinas, los usuarios valorarán más poder elegir el producto en función de su adaptación a ventanas o puertas, en lugar a darles a elegir entre el formato “140x240” y “280x240”.

    Adaptate al perfil y navegación del usuario

    Es importante tener en mente que el objetivo de una tienda online es la de adaptarse al comportamiento de compra de sus clientes. Por ejemplo, mostrar los últimos productos vistos por el usuario o productos complementarios. Establece un sistema de cross-selling en las fichas de producto es ya un buen comienzo, también es bueno agrupar los productos por sus funcionalidades y así evitar que el proceso de búsqueda sea complejo para el usuario.

    No sobrecargues al usuario con alternativas, que pueden llevar a la parálisis, si ofreces al mismo tiempo: el producto que busca + los últimos productos que ha visto + productos complementarios + productos de la misma categoría + etc, terminarás saturando al usuario y posiblemente abandone tu página.

    Destaca los productos más vendidos y los estrella

    Más del 50% del negocio se genera en la lista de la primera página de una categoría de productos o servicios y en la cabecera del e-commerce. La importancia del orden en el que se muestran los productos no es algo exclusivo de online, en las tiendas físicas existen los responsables, de organizar y categorizar los productos, teniendo presente los productos que mejor se venden.

    Normalmente los productos que se muestran en la primera página tienen mejores ventas ya que es la posición de los productos estrella y no hay que olvidar que estos productos estrella pueden convertirse en productos “gancho” para otros productos complementarios menos vendidos o conocidos.

    Da la opción al usuario de ver los productos en formato lista o en formato rejilla

    Ya sabemos que los clientes que visitan nuestro e-commerce, tienen personalidades distintas. Algunos son más espontáneos y otros más metódicos, debes presentarles los productos según su modo de reflexionar.

    El modo lista facilita la comparación, mientras que el formato rejilla permite recorrer más rápidamente los productos de una determinada categoría.

    No dudes en crear un test

    Por último, es recomendable someter tu línea de productos a un test de usuario y tomar nota de los resultados e implementarlos en la medida de lo posible. Igualmente, puede ser interesante realizar un test A/B para detectar la mejor forma de conducir a los internautas hacia las fichas de producto e impulsar la tasa de conversión.


    Si buscas más información sobre e-commerce, te recomendamos los siguientes artículos: 

    Nueva llamada a la acción

    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: ecommerce