¿Cómo sacar partido al Copywriting emocional?

    Publicado por Jaime de Carlos el 7 de noviembre, 2019

    La definición de copywriting señala que es la técnica para conseguir vender un producto o servicio utilizando técnicas de escritura persuasiva. Mediante el lenguaje escrito se pretende guiar y convencer al lector para que se muestre receptivo a lo que le estás proponiendo o recomendando, de forma que termine convirtiéndose en tu cliente.

    El copywrinting emocional nos permite vender emociones y experiencias. Y como es lógico, supone un “arte” en sí mismo que debemos trabajar y desarrollar convenientemente para sentar las bases de nuestra estrategia de Marketing.


    Copywriting emocional

    Ante todo, lo primordial es entender que cuando hacemos copywriting estamos escribiendo para personas, no para robots. Quien nos lee es un ser humano con sentimientos, emociones y motivaciones. De ahí que la Psicología sea un elemento básico que debemos dominar con el objetivo de entender y comprobar a nuestro cliente. Realmente no solo es una cuestión de persuadirle para que consuma lo que ofrecemos, sino también implica convencerle, demostrándole que realmente le vendría bien nuestro producto o servicio.

    De hecho, en este caso no solo buscamos vender algo puntual, sino crear lazos emocionales entre nuestra marca y el usuario. Se busca una implicación mutua que no tiene que terminar en el simple gesto de una compra concreta, sino que puede prolongarse en el tiempo a través de una relación de confianza. Por eso, la Psicología debe estar presente en todas las estrategias de copywriting que enfoquemos para nuestras campañas de Marketing, bien sea en Sitios Web, blogs, redes sociales, newsletters, etc.

    Copywriting emocional: Claves a tener en cuenta

    ¿Qué es el copywriting emocional? ¿Cómo aplicamos las emociones a nuestra labor de copywriting? La idea básica es empatizar, entender lo que busca nuestro cliente e intentar responder a sus anhelos e intereses. Se debe aplicar un tono franco y sencillo, haciendo sentir única a la persona. Se trata de ser cercanos, mostrarnos solícitos y humanos. Y, por supuesto, aplicar todos esos pequeños trucos que la Psicología nos ha ido brindando desde su aparición como Ciencia durante el s.XIX.

    Por eso, te ofrecemos a continuación algunas de las claves para poder aplicar las emociones a tu estrategia de copywriting:

    • Conoce a tu cliente:

      Ante todo, debemos de saber a quién nos estamos dirigiendo. Hay que realizar un buen estudio de mercado, tener claro qué es lo que distingue a nuestro producto y a qué tipo de personas nos queremos dirigir. Solo si conocemos nuestras fortalezas y debilidades podremos enfocar nuestro plan para persuadir a nuestros potenciales clientes de que lo que les ofrecemos es lo que realmente necesitan.
    • Humanízate y sé emocional:

      No te limites a contar un discurso frío y aburrido. Cuenta tu historia, habla de lo cotidiano, utiliza el humor si se da el caso y muéstrate digno de la confianza de la persona que estás tratando. Deja claro que tú eres también una persona con gustos e intereses y demuestra que tu empresa no solo mira lo económico y lo material, sino que también quiere hacer felices a sus clientes.
    • Sé sincero y refrenda tus afirmaciones con datos:

      En todo este proceso queremos contar una historia, pero para que nos la compren debe ser creíble. Aunque solo escribamos, hay que “mirar a los ojos” de nuestro lector, tratándole como alguien inteligente. Lo llamativo o raro no tiene por qué ser inverosímil, así que esfuérzate por narrar unos hechos coherentes. Y acompáñalos de datos, cifras y estadísticas, porque cuanto más concreto y específico seas, más creíble será también tu discurso.
    • No solo cuides el fondo, también la forma:

      Cultiva el lenguaje. Tu copywriting debe aparecer en un buen envoltorio y debe tener las palabras justas y adecuadas. Es recomendable usar un lenguaje sencillo y comprensible, fundamentado en la cercanía y la cordialidad, pero sin perder nunca el respeto. Y tampoco está de más que muestres cierta autoridad en el buen sentido de la palabra, ya que si evidencias un dominio en el tema que estás tratando resultarás mucho más persuasivo.

    Copywriting y emociones

    • Usa un enfoque positivo:

      Este punto tiene relación con el anterior. No pongas en duda las cosas,  da por hecho que lo bueno sucederá. Por ejemplo, en vez de decir “podrías conseguirlo si lo haces” puedes comentar “seguro que lo consigues si lo haces”. No se trata de dar falsos ánimos o esperanzas, sino emplear un lenguaje positivo para reforzar la confianza de nuestro interlocutor. De hecho, hay estudios que afirman que este mejora la atención y la concentración de las personas.
    • Ofrece exclusividad e inmediatez:

      Vivimos en una sociedad donde la espera ha quedado desterrada. Todo lo necesario suele estar al alcance de la mano (o de un clic), por lo que en tu copywriting debes dejar claro que tu servicio es rápido y efectivo. Tanto o más que la competencia, de forma que para distinguirnos de ella deberemos recurrir al segundo aspecto: la exclusividad. Di en qué se distingue tu producto de los demás y no dudes en comentar el motivo por el que es único. De hecho, puedes hacer ofertas limitadas y proponer rebajas flash para dar a entender que pensárselo mucho puede provocar que se escape una oportunidad única.
    • Da pie a que tu cliente se comprometa:

      No es necesario invitar a nuestro usuario a que nos compre desde el primer momento nuestro producto o servicio. A veces basta con ofrecerle que se suscriba a nuestros boletines o que siga nuestro canal de Youtube si de primera mano le gusta lo que le estamos contando. Como el vendedor que da su tarjeta y anima a la otra persona a que le llame si necesita algo, nosotros podemos recomendar al cliente potencial a que deposite su confianza en nosotros. Y es que hay que dejar claro que estamos ahí para hacerle las cosas más sencillas.

    • Empieza dando sin pedir nada a cambio… y quizá obtengas resultados:

      Quizá puedas aportar algo valioso en tu copywriting para agradar en primera instancia. Normalmente regalar algo genera una necesidad de reciprocidad en tu interlocutor, y eso es algo que puedes acabar aprovechando en tu beneficio. Así, proporcionar información, ofrecer un pequeño servicio gratuito o incluir un detalle junto con una determinada compra pueden ser unas magníficas estrategias para terminar de ganarse la confianza de las personas.

    He aquí algunos consejos para que mezcles emociones y copywriting. Pero ante todo, hay que entender que esta es una ardua labor que exige de un buen entendimiento del mercado y de sus nichos. Puede que para un determinado tipo de clientes unos aspectos funcionen mejor, y que estos mismos no den resultados productivos para un grupo de usuarios totalmente diferente.

    Por eso, se precisa de un estudio y de una investigación constante para perfeccionar nuestra estrategia. Solo probando, analizando las reacciones y resultados y aplicando cambios en consecuencia aprenderemos de su funcionamiento y acabaremos dominando, con el tiempo, las claves de la Psicología en el Marketing Digital.


    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: Marketing Digital, Content Marketing

    Herramientas de Marketing Automation

    Guía plan de marketing digital