Las grandes empresas digitales nos han mostrado que la Experiencia de Usuario es un factor diferencial. Los usuarios y consumidores ahora compran productos y servicios no solo basándose en necesidades sino en aspectos relativos también a su diseño, apariencia y funcionalidad.

Si trasladamos esta idea al contexto web, nos damos cuenta de que los usuarios esperan webs y aplicaciones fáciles de utilizar, con un diseño atractivo y pensadas para ellos.

Largos tiempos de carga, diseños pobres o anticuados o dificultad en los procesos, se traducen en una mala experiencia y seguramente en un posible cliente perdido.

 

¿Qué es el UX?

 El UX es, en definitiva, esta sensación general que experimenta una persona cuando interactúa con una web, un dispositivo, una aplicación o un producto en general. Por ello se debe tener en cuenta si es: fácil de utilizar, atractiva, funcional y si encaja con las necesidades de la persona que lo va a usar.

Las claves de este proceso son tres:

Investigar al usuario

Investigar al usuario

Para conocer sus características, comportamiento, necesidades y contexto de uso de nuestra web. 

Investigar nuestro negocio

Investigar nuestro negocio y su contexto

Utilizar nuestro conocimiento del mercado para diseñar una solución innovadora que solvente una necesidad.

 

Evaluar

Evaluar

De forma periódica el uso que dan los usuarios al producto para aplicar mejoras basadas en la experiencia.

 Dicho esto cabe decir que una buena experiencia de usuario no se consigue por casualidad, requiere de un trabajo de investigación, conocimiento y aplicación práctica, que nos permita alcanzar los objetivos (contacto, de conversión, imagen…etc) que buscamos.

¿Cómo podemos ayudarte desde MarketiNet?

Quiero conocer más >

Casos de éxito de Usabilidad y Optimización

¿Quieres mejorar la experiencia de usuario en tu sitio web?

Habla con uno de los expertos sin compromiso

Pide tu consulta