Síguenos:

¿Vacaciones de las Redes Sociales?

Publicado por Marketinet el 7 de agosto, 2013

Durante algunos días estuve de viaje en una reserva natural aislada de la civilización. La única forma de llegar hasta allí era recorriendo una tosca carretera sin pavimentar y un buen trecho a pie. El agua que bebíamos era en un manantial de montaña, las instalaciones tenían placas solares para autoabastecerse de energía y las verduras se sacaban del huerto.

Pero incluso en este remoto y alejado lugar sin servicios ni comodidades, mi smartphone seguía marcando dos líneas de conexión 3G a internet. Así que me rendí a la costumbre y subí a Instagram varias de las fotos de paisajes, ríos y montañas, y luego las compartí en Twitter y Facebook.

En experiencias como esta se comprueba que cada vez más difícil escapar al contacto con las redes sociales. Que haya señal incluso en zonas remotas del territorio no es raro en un país con el porcentaje más alto de penetración de smartphones en toda la Unión Europea. Según el estudio de Comscore “Spain Digital Future in Focus”, en España el 66% de los usuarios de telefonía móvil es poseedor de uno de estos teléfonos. El uso de redes sociales no se queda atrás: un análisis de IAB indica que casi el 80% de los internautas españoles utiliza frecuentemente las redes sociales.

"La interacción con las redes sociales a través de los smartphones es muy inmediata y reforzante", explica Francisco Estupiñá, Psicólogo y Profesor Asociado de la UCM. "Los comportamientos de comprobar el teléfono, publicar y volver a comprobar tienen tasas de ocurrencia típicamente muy altas, y se disparan en presencia del teléfono, que actúa de señal o tentación".

Por eso, alejarse de las redes en vacaciones debe ser una decisión personal. Antes bastaba con apagar la televisión y la radio, dejar de comprar el periódico, y limitarse a disfrutar del descanso. Ahora los smartphones están tan metidos en nuestra vida cotidiana que no podemos simplemente apagarlos o desconectar la señal de internet, porque dependemos de ellos para guiarnos con el GPS, chequear el vuelo o hacer transacciones bancarias.

Para regular este uso de las redes en vacaciones, Estupiñá aconseja darse permiso para usarlo en horarios fijos, anunciar nuestra disponibilidad y apagar o dejar el teléfono en casa fuera de ellos. "Por más que nos empeñemos, para tomar el sol no nos hace ninguna falta Facebook", dice el psicólogo.

No obstante, los usuarios experimentados de las redes sociales no creen que esto sea un problema. Ludi García, Directora de Ketchum Digital, lo ve como una manera de estar al tanto de la actualidad. “Estar informada es una necesidad vital y no sólo una parte de mi trabajo. Utilizo las redes sociales para estar cerca de familiares y amigos, o para recabar información relacionada con mis hobbies. Por eso en vacaciones sigo viendo los perfiles sociales de la misma forma que lo hago el resto del año.”

Descanso profesional

La decisión de alejarse de las redes sociales en las vacaciones es todavía más difícil para quienes se dedican a trabajar día a día en este ámbito, o quienes tienen presencia profesional o empresarial en ellas, porque aunque nos alejemos para descansar, las redes siguen presentes y funcionado.

"A nivel profesional, las vacaciones no deben suponer un descanso de las redes sociales", asegura David Rodríguez, Project Manager del blog corporativo de Telefónica Think Big. "Debe existir una continuidad en el flujo de comunicación de la empresa con sus usuarios. Tiene que existir una persona o grupo que pueda dar la correcta réplica al cliente, independientemente de que la gran mayoría de ellos estén desconectados. Y no vale con programar contenidos”.

Aún así, trabajar durante el verano con perfiles de redes sociales representa todo un reto. Como bien lo afirma Ana López en el blog de la agencia Best Relations, “no hay estrategia de comunicación que haga crecer tu comunidad del 15 de julio al 25 de agosto en España.” Esta tendencia puede cambiar de cara al futuro con el incremento constante de usuarios de internet, pero por ahora el verano sigue siendo una época en la que las campañas quedan aparcadas hasta septiembre.

Tal vez ésa sea la mejor solución para esta época: bajar el ritmo y descansar también de las redes sociales sin abandonarlas del todo. Moderando su uso y dejándolas únicamente para la comunicación con familiares y amigos. Al fin y al cabo, las vacaciones son para cambiar de los hábitos regulares, y eso también incluye el uso constante de internet para el trabajo o el ocio.

Juan Camilo Cano

Categoría: Redes Sociales, Marketing Digital