Síguenos:

La última revolución de Internet

Publicado por Marketinet el 18 de agosto, 2007

La red ha dejado de ser un conjunto de páginas web donde los usuarios consultan información y se envían mensajes entre sí. Las personas han cogido las riendas del caballo digital y lo dirigen, sin rumbo fijo, por un camino que ellas mismas construyen. Es lo que se denomina Web 2.0, un cambio de paradigma fruto del nuevo entorno tecnosocial, la primera gran innovación que no ha sido planificada, en palabras de Antonio Fumero, ingeniero de telecomunicaciones y experto en internet.

La Web 2.0 - término inventado por la editorial O´Reilly Media, y que a muchos no les parece riguroso, pero que es el que se ha impuesto- pone nombre a la transformación que se vive en la red desde el año 2004.

Empiezan a surgir entonces, o a popularizarse, recursos y herramientas pensadas para que los usuarios monten su propia página, generen y compartan información y colaboren en línea. En definitiva, la persona adquiere protagonismo, participa de forma más activa y es la responsable de lo que se encuentra viajando por las autopistas de la información.

Los ejemplos más claros y más conocidos son Wikipedia. org - la enciclopedia on line colaborativa-, Youtube. com - red social para compartir vídeos-, Flickr. com - versión fotográfica de Youtube- o Meneame. net - donde los usuarios votan los contenidos que aparecen, los ensalzan o los denuestan.

El poder de las nuevas plataformas digitales es notable. Wikipedia se sitúa como la sexta página web más visitada del mundo, según datos de la consultora comScore; el mundo virtual Second Life tiene cerca de nueve millones de usuarios registrados; la red social Myspace consiguió superar el medio millón de abonados en los menos de dos meses que lleva funcionando su versión española y el número de blogs supera los 70 millones en todo el mundo.

Metafóricamente hablando, podríamos ilustrar la situación observando como, tras el estallido de la burbuja.com de finales del siglo pasado, de entre los cadáveres de multitud de emprendedores, consultores y directivos - que en su momento se vieron deslumbrados por las posibilidades de la red de redes- y apoyándose en la infraestructura técnica desplegada durante los años de bonanza, irrumpe una nueva generación de súper usuarios, escribe Antonio Fumero en el libro Web 2.0,editado por la fundación Orange.

La aparición de los súper usuarios a los que se refiere Fumero tiene una doble explicación. Por un lado, la generación denominada por el especialista en aprendizaje informático y escritor Mark Prensky como nativos digitales se incorpora al mundo de la red. Se trata, tal como explica el psicólogo Jaume Almenara, de una generación que nace bajo un nuevo paradigma, el de la imagen y la sociedad de la información.

Almenara sostiene que, igual que ocurrió con la imprenta en el siglo XV, internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación han supuesto un de paradigma social. Las que nacen en este nuevo se adaptan mejor a él; en cambio, las que viven la ruptura en medio de su existencia tienen más problemas para participar en el mundo digital, dice. Los jóvenes son, por lo tanto, el motor de internautas. La simplificación de la tecnología es el otro trampolín de la Web 2.0 y de las personas que están detrás de ella. La participación activa medio de internet estaba antes reservada a los investigadores y los usuarios avanzados que, tal como escribe Fumero, configuraron las primeras comunidades de software libre.

Pero ahora, con infinidad de páginas sencillas de utilizar y de interfaces atractivas y manejables, la red se ha democratizado tanto en el acceso como en la creación de contenidos. La tecnología que ha permitido este paso se llama AJAX (Asynchronous Javascript And XML), una técnica de desarrollo web que permite modificar la información de una página web sin tener que recargarla completamente, agilizando la interacción con el usuario, explican desde Internality, compañía de investigación digital.

En realidad, el AJAX no es nuevo del todo. Se trata, más bien, de una combinación creativa de tecnologías bien conocidas desde hace tiempo por los profesionales especializados que permite agilizar la interacción entre el navegador y el propio usuario, afirma Antonio Fumero. Además, los sistemas de gestión de contenido constituyen los cimientos esenciales de las plataformas de prestación de servicios de publicación y colaboración apoyados en blogs y wikis, añade. Detrás de la sencillez de una herramienta informática, se esconden sistemas técnicos complejos.

Lejos de ser un camino cerrado, con principio y fin, la Web 2.0 sigue evolucionando, y tanto Fumero como Fernando Sáez Vacas - gurú de la era digital en España- lo consideran un proceso emergente. El lugar a donde llegue dependerá de la voluntad de los usuarios. En este sentido, los dos autores definen la Web 2.0 como la promesa de una visión realizada: la Red - la Internet, con mayúscula o minúscula, que se confunde popularmente con la propia Web- convertida en un espacio social, con cabida para todos los agentes sociales, capaz de dar soporte a y formar parte de una verdadera sociedad de la información, la comunicación y/ o el conocimiento.

Con minúsculas porque nace de la propia acción social en interacción con un contexto tecnológico nuevo. Delante de un movimiento de súper usuarios que controlan internet, que deciden de verdad lo que pasa en el mundo digital, surgen las voces que se preguntan si no querrán hacer lo mismo en el mundo físico, protagonizando otra revolución más allá de los ordenadores: el paso del súper usuario al súper ciudadano.

Fuente: La Vanguardia

Categoría: Diseño Web