Diferencias entre los formatos de Email Marketing APNG y GIF

    Publicado por Pablo García el 10 de septiembre, 2020

    El email marketing sigue consolidándose como uno de los principales canales de comunicación de las empresas, entre otros motivos, por su bajo coste y su elevado ROI. Sin embargo, debido a un uso general desproporcionado, no exento de malas prácticas, ha provocado que conseguir la atención de los usuarios sea una tarea más compleja que años atrás.

     

    En este artículo vamos a ver las diferencias entre los formatos de Email Marketing APNG y GIF.

     

    Aquí reside el auténtico desafío: impactar y sorprender a un público saturado de comunicaciones meramente comerciales y sin verdadero valor para él. Por ello, los especialistas en marketing valoran cualquier resquicio que les haga ser originales y, por tanto, generar curiosidad en los usuarios.

     

    Formatos de Email Marketing

     

    Diferencias entre APNG y GIF

     

    Una de estas posibilidades es crear contenido dinámico o en movimiento, que ensalce el mensaje que se quiere comunicar y refuerce el CTA en cuestión. El formato más conocido por todos es GIF pero no es el único, pues también tenemos APNG (Animated PNG). Pero, ¿qué diferencia hay entre ambos formatos? ¿Cuál encajará mejor en nuestras campañas?

     

    A continuación vamos a ir desgranando estos aspectos.

     

    Todos conocemos los GIF animados, hablando coloquialmente vienen a ser imágenes en movimiento creadas a partir de la unión de varias imágenes, dando lugar a una secuencia. Es decir, el híbrido ideal entre una imagen y un vídeo. Tras años en los que su uso era menor, actualmente se emplean más que nunca: desde publicaciones en redes sociales hasta respuestas en aplicaciones de mensajería instantánea.

     

    AMPG es un formato bastante más reciente, pese a que fue creado en 2007 su uso masivo no se produjo hasta 2016 cuando Apple lo popularizó con sus stickers. Su funcionamiento aparentemente similar a GIF, no obstante sí guardan importantes diferencias.

     

    Si comparamos APNG y GIF podemos evidenciar que el primero es técnicamente superior:

    • Colores: GIF soporta 8 bits mientras que APNG permite 24 bits. En otras palabras, un fichero GIF ofrece un abanico cromático de tan solo 256 colores frente a los más de 16 millones que ofrece APNG.
    • Transparencia: un formato APNG soporta transparencia alfa y uno GIF no lo permite. Las transparencias de GIF son muy arcaicas en comparación con las de APNG, que nos permite incluso trabajar con capas.
    • Peso: Como es lógico, por su naturaleza un archivo GIF pesará menos que otro APNG, sin embargo este último formato ha demostrado tener una compresión más que eficiente, llegando a tamaños muy competitivos.
    • Soporte: Se trata del punto fuerte de GIF, ya que es compatible con prácticamente la totalidad de navegadores y plataformas de email. Esta ventaja hace que sea el formato más utilizado y extendido. Por su lado, APNG cada vez cuenta con mayor soporte a causa de que su uso está en crecimiento, aunque en esta comparativa sale perdiendo.

     

    ¿Para qué usamos estos formatos en Email Marketing?

     

    Como adelantábamos al comienzo del post, la razón para utilizar imágenes en movimiento es sorprender a un público ya de por sí saturado. Al igual que sucede con otros recursos, como por ejemplo los emojis, sus existencia no significa que tengamos que hacer un uso obligatorio de ellos, sino solo cuando sea lógico emplearlos.

     

    El objetivo es que refuerce nuestra acción, ya sea resaltar un descuento, indicar que un producto es nuevo, simplificar la información de una infografía, encaminar al usuario al CTA, etc.

     

    Consejos

     

    • Ten en cuenta el tamaño de tu GIF o APNG: se recomienda que su tamaño no exceda los 200 ó 250 kb. Si es superior puede visualizarse de forma lenta o tardar en cargar completamente. En caso de superar este peso podemos aligerar el archivo de diferentes formas:
       
      • Bajar la resolución
      • Reducir el número de colores empleados
      • Animar solo los segmentos de la imagen que necesitamos
      • Reducir el número de imágenes que forman la secuencia

     

    • La primera imagen debe comunicar lo máximo posible: es probable que haya escenarios en los que cobre una gran importancia. Por ejemplo, que en determinadas plataformas solo se visualice la primera rotación, que tarde en cargar la segunda imagen, etc. Es preferible prever estas posibles situaciones y asegurarnos de que estos usuarios reciban el mensaje que queremos transmitir.

     

    Conclusión

     

    Para acciones puntuales en las que queramos ofrecer algo diferente a nuestros usuarios es una práctica más que recomendable. El problema reside en abusar de este recurso y que se perciba como algo normal a ojos de nuestro target.

     

    Respecto a la comparativa entre GIF y APNG, ha quedado claro que este último es bastante superior al primero, por lo que si queremos que nuestra pieza luzca lo mejor posible, es aconsejable hacer uso de APNG. No obstante, puede haber situaciones en las un GIF nos resulte más práctico, ya sea por la disposición simple de una imagen o por ser un formato válido en casi todos los soportes.

     

    En situaciones de duda recomendamos hacer test en las diferentes plataformas de email y navegadores, de esta forma nos aseguramos que nuestros usuarios visualizarán la imagen dinámica correctamente. Para hacer más sencillo este proceso de pruebas es aconsejable hacer uso de herramientas como Litmus, donde veremos cómo luce nuestro email en los diferentes dispositivos, navegadores y plataformas de emails (así como distintas versiones).

     

    ¿Y tú? ¿Por qué formato de decantas? ¿Utilizas frecuentemente contenido dinámico en tus emails? 

     


     

    Si te ha gustado este artículo, también podrían interesarte:

     

    New Call-to-action

     

     

    Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo!


    Temática: Marketing Digital, eMail Marketing