Síguenos:

Los 7 errores del asunto de los emails comerciales

Publicado por Mariana Pérez el 23 de agosto, 2016

No debemos juzgar un libro por su portada, pero desafortunadamente eso es lo que hacen los usuarios que reciben nuestros emails comerciales. En un mundo en el que cada persona recibe una media de 215 emails al día (sin olvidarnos de las notificaciones de redes sociales, mensajes de móvil y demás aplicaciones), no hay otra manera de gestionar todos este contenido que filtrar... y esto suele hacerse mirando rápidamente el asunto de los emails que recibimos. 

7 errores del asunto de los emails comerciales

Es por eso que el asunto del envío es muy importante. Es el barómetro mediante el cual es juzgada la relevancia de nuestro email, sea leído o eliminado. Y si cometes algún error fatal, tu mensaje será siempre relegado al purgatorio de los emails comerciales: La Papelera.

A continuación os contamos cuáles son los 7 errores del asunto de los emails comerciales:

  1. El asunto del email es demasiado largo.

Un estudio de más de 40 millones de emails realizado por Boomerang reveló que los asuntos compuestos por 3 o 4 palabras tienen el mayor ratio de respuesta. Pero no nos vayamos al extremo, los emails que no tienen ningún asunto solo tienen un 14% de índice de respuesta.

Los asuntos cortos son también más sencillos de leer en móviles. Además, el asunto tiende a cortarse si es demasiado largo y como no sabes si el usuario va a leer el email en su ordenador o en el móvil, ve a lo seguro y acorta el asunto de tu envío.

  1. El asunto es engañoso.

Si vemos un email con el asunto “Re:” pensaremos que ya hemos hablado con el emisor del email y probablemente lo abriremos para evitar perder un mensaje potencialmente importante. Si después nos damos cuenta de que el mensaje era un primer contacto y venía enmascarado como una repuesta, lo más lógico es que nos moleste. Aunque no le dé a “eliminar” inmediatamente y el mensaje sea medio interesante, te dejará mal sabor de boca.

Nuestros contactos se sienten de la misma manera. No demos rodeos ni los engañemos usando tácticas deshonestas. Tratémosles como nos gusta que nos traten a nosotros y seamos siempre honestos y sinceros.

  1. Has olvidado mencionar una referencia a la venta.

Una buena referencia a la venta es oro, y mencionar una fiable y conocida en el asunto es dar una pista del contenido del email. Así que es importante mencionar esta referencia lo más destacada posible en la bandeja de entrada. Aunque el email no tenga como intención principal el generar beneficio, resaltar un aspecto con el que el cliente esté familiarizado va a favorecer la apertura del email, su lectura y la respuesta al mensaje.

  1. Claramente, el email pretende vender algo.

No es recomendable desperdiciar un asunto valioso haciendo referencia a nuestro producto o compañía. Éstas son dos cosas que probablemente el receptor no haya escuchado nunca y probablemente no le importen.

  1. El asunto del email no hace referencia al contenido del mismo.

En ventas no tiene ningún valor el ser cohibido en mostrar lo que ofrecemos. Así que aunque vendamos un estudio, respondamos a una pregunta de redes sociales o aportemos otro aspecto que de valor a nuestro comprador, debemos ir siempre de frente. Debemos resumir a la perfección lo que el usuario extraerá al leer el email… ¡Eso será el asunto de nuestro email!

  1. El asunto del emails es increíblemente genérico.

Esta es la realidad de las ventas: si fuéramos capaces de identificar a un comprador que parece perfecto para tu negocio, otros representantes comerciales también podrían hacerlo. Si además pudiéramos identificar un cliente que va a comprar, esa persona probablemente reciba millones de mensajes de otros representantes comerciales a diario, además de todas las comunicaciones que adicionalmente recibe.

Por ello, utilizar un asunto muy genérico, nos asegura que nuestro mensaje se perderá entre todos los emails del usuario.

  1. La personalización está rota.

En MarketiNet somos fan de los mensajes personalizados. Desde emails que utilizan la personalización hasta la personalización sustantiva, como aconsejar a un usuario, debemos aprovechar totalmente la ventaja de la tecnología y la gran cantidad de información disponible en Internet para asegurarnos que nuestros emails de venta son los mejores.

Pecado extra: no incluir ninguna personalización.

Como ya hemos comentado, nosotros somos muy fans de los mensajes personalizados. De hecho, aunque el mensaje que queramos transmitir sea corto, siempre hay espacio para la personalización, y eso no significa únicamente incluir el nombre del cliente. Debemos incluir información relevante, un gancho en el mensaje o incluso una recomendación específica en el asunto del envío. Simplemente tenemos que asegurarnos de que la comunicación es personal y resulta de ayuda para el usuario.

Si te ha gustado este artículo, quizás también podrían interesarte:

Qué métricas de Email Marketing traquear según tus objetivos

Tres errores básicos en Email Marketing

 

New Call-to-action

Categoría: eMail Marketing