Síguenos:

Curación de contenidos: Lo que NO hay que hacer

Publicado por Marketinet el 5 de abril, 2016

La curación de contenidos implica pulir ideas y links relacionados con temas concretos a través de la red y crear un tipo de artículo “resumen”. Es algo que se está convirtiendo en una práctica popular entre las empresas y es una buena práctica por varias razones:

- Es una forma fácil de crear una pieza nueva y única sin tener que trabajar tanto como cuando creas un artículo propio.
- Consigues mencionar a otros de los que forman tu comunidad y darles cierta visibilidad en tu página web, lo cual, con suerte, debería fortalecer las relaciones y conseguir algo similar en sus páginas web en el futuro.
- Todo trata sobre dar a tus lectores diferentes opiniones y recursos sobre temas de los que no estás tan seguro como para escribir por tu cuenta..
- Tu blog queda abierto a nuevas audiencias, las cuales pueden ayudarte a compartir tu blog en diferentes redes o canales sociales.

Desafortunadamente, la curación de contenidos no es tan fácil como parece: hay que estar informado. Hace falta prestar atención a muchas cosas cuando “curas” contenidos para estar seguro de que no estás infringiendo ninguna ley, copyright o cualquier otro detalle legal.

Comprueba qué es lo que no tienes que hacer cuando estás “curando” contenido

curacion_de_contenidos.jpg

 

Antes de tomar links y fragmentos de artículos para crear tu pieza curada, estudia esta lista de cosas a evitar:

1. No saques siempre información de dos o tres fuentes principales.

Escribir mirando todos los artículos de curación de forma conjunta es un buen consejo para cada artículo de curación de contenido que se realiza. Es importante no confiar demasiado en la referencia de una o dos fuentes principales cada vez porque esto puede dar la impresión de que estás beneficiándote demasiado de un autor o del contenido de una página web.

Después de todo, si una página web estuviera de forma constante curando contenido y un 70 por ciento del contenido fuera todo el rato nuestro, ¿no cabría la posibilidad de que se estén beneficiando de todo el trabajo que estamos haciendo?

Lo mejor que se puede hacer es mencionar siempre una variedad de fuentes diferentes que contienen contenidos de calidad. No sólo es más ético, sino que es más interesante para tus lectores.

2. No enlaces a una fuente que realiza a su vez curación de contenidos y no de un autor original.

Asegúrate siempre que enlazas a la fuente original: cerciórate de que se está enlazando con el lugar en el que el contenido se subió antes de aparecer en otras páginas.

3. No cures más contenidos de los que puedes crear.

Suena obvio, pero es un buen recordatorio. Siempre debes estar seguro de que estás creando contenido propio de forma frecuente, y sólo crear piezas de curación de contenido una vez cada pocas semanas (dependiendo de la frecuencia con la que se crea contenido propio).

Al final, la curación de contenidos no es muy difícil de entender, sólo debes tomar unas pocas precauciones cuando hayas empezado. La creación de contenidos está cobrando mayor importancia, así que lo que es y no es aceptable podría cambiar en el futuro, por lo que intenta mantenerte al tanto de las últimas leyes sobre copyright.

¿Hay algún punto que eches en falta? Mándanos un comentario.

Hemos pensado que estos artículos podrían interesarte:

La importancia del diseño y la credibilidad en Inbound Marketing
Diferencia entre un contacto y una conversión en Inbound Marketing
9 formas de generar ideas para crear contenido


eBook gratuito de Inbound Marketing 

 

Categoría: Marketing Digital, Inbound Marketing